La mejora de la calidad del aire es uno de los grandes retos que tiene actualmente el planeta. A tenor de las cifras oficiales, no se trata de un asunto menor, ya que según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, más de 400.000 personas mueren prematuramente cada año en la Unión Europea por la mala calidad del aire. En la actualidad, más del 65% de la contaminación urbana tiene como origen el transporte por carretera.

Los organismos internacionales son conscientes que hay que tomar medidas al respecto, tal como lo demuestra que la Unión Europea se ha fijado bajar las emisiones de CO2 en un 40% (respecto del nivel de 1995), aumentar la eficiencia energética en un 30% y potenciar las renovables en el mix energético hasta el 27%.

La movilidad sostenible, un aspecto clave

En la consecución de estos objetivos, el gas natural está llamado a ser uno de los actores protagonistas, al ser una fuente de energía más limpia, menos contaminante y con menor contenido en carbono que otros combustibles.

  • Reduce el 85% de las emisiones de óxidos de nitrógeno
  • Reduce el 100% de las emisiones  de óxido de azufre.
  • Reduce el 95% de las emisiones de partículas en suspensión.
  • Reduce el 25% de las emisiones de CO2 respecto a la gasolina.

En España, y según datos del informe de Sedigas ‘Calidad del aire en las ciudades españolas: Transporte urbano, sector residencial y terciario’, la sustitución del 5% del parque de vehículos pesados y turismo de gasolina y diésel por un parque de gas natural supondría una reducción de emisiones de todos los gases causantes de entre el 1,5% y el 5% de la contaminación urbana, lo que sin duda es indicativo de los beneficios para el aire urbano del uso del gas natural.

Sus ventajas además no radican únicamente en el medioambiente, ya que también es más económico que la gasolina y el gasóleo. Por ejemplo, con 20 euros se pueden recorrer 555 km, mientras que con gasóleo son 375 km y 275 con gasolina. Otra de las ventajas que presenta este combustible es que produce hasta un 50% menos de emisiones sonoras y vibraciones respecto a los motores diésel.

Evolución parque de vehículos a gas natural en España:

A cierre de 2016, más de 6.000 vehículos ya recorren nuestro país gracias al gas vehicular:

 El 44% son turismos y vehículos ligeros.

 El 56% son vehículos pesados (camiones y vehículos de recogida de residuos).

A nivel mundial, se calcula que hay 22 millones de vehículos que funcionan a gas natural, y la previsión es que en 2030 la cifra alcance los 200 millones.

Estaciones de servicio

En España, a julio de 2017, hay 117 estaciones de servicio que suministran gas natural, aunque solamente 52 de ellas están abiertas al público. Será un número que crecerá próximamente, ya que en los próximos meses se espera la apertura de 52 estaciones públicas para crear una infraestructura que garantice el suministro de gas en el sector del transporte.

Transporte marítimo:

El GNL también se puede usar como combustible marítimo. Con su uso, se eliminan en un 80% las emisiones de de óxidos de nitrógeno, prácticamente todas las de dióxido de nitrógeno y entre un 20% y 30% de las emisiones de dióxido de carbono.

En este sentido, Gas Natural Fenosa puso en marcha en marzo de 2017 el primer motor de gas natural para ferries de pasajeros en España junto a Baleària. Las dos compañás impulsaron el desarrollo e instalación de un motor en el ferry Abel Matutes de Baleària, que opera diariamente la ruta Barcelona-Palma de Mallorca. La compañía energética desarrolla una intensa actividad comercial a nivel europeo para promover el uso del gas natural como combustible de propulsión marítima consciente de las ventajas medioambientales que esta energía reporta a las entornos urbanos y marítimos.

Hogar

La calefacción doméstica es también uno de los factores que más perjudica la calidad del aire, por sus emisiones de dióxido de azufre  (SOx)  y de óxidos de nitrógeno (NOx) que forman el smog urbano y son las principales causantes de problemas respiratorios. El gas natural reduce las emisiones de ambos gases contaminantes, por lo que sustituir las calderas por gas natural es un paso más para lograr una mejora de la calidad del aire.

El gas natural, en comparación con el gasoil no sólo es más sostenible sino también más económico. El ahorro puede llegar a ser de 300€ anuales, calculado sobre una vivienda de unos 100 metros cuadrados con uso de combustible para calefacción y agua sanitaria. Con la transformación a gas natural se pagarían alrededor de los 500€ al año.

Ventajas de la transformación

Cuadro comparativo

Contaminante atmosféricos ¿Qué provocan? Reducción en % de las emisiones contaminantes con el uso del gas natural
Partículas sólidas (PM) Las más perjudiciales son las de 10 micrones de diámetro (PM10) o menos, especialmente las PM25, que pueden alojarse en el interior de los pulmones. La quema de leña y otros combustibles de biomasa puede ser una fuente importante de partículas, según la OMS 95%
óxido de azufre (SOx) Puede afectar al sistema respiratorio y las funciones pulmonares, causa irritación ocular y cardiopatías. La principal fuente de SO2 procedente de la actividad humana es la combustión de combustibles que contienen azufre, especialmente gasóleo, para calefacción, generación de electricidad y transporte 100%
óxido de Nitrógeno (NOx) Causa bronquitis en niños asmáticos y disminuye la función pulmonar. Se origina principalmente en los procesos de combustión. Reacciona con la luz solar formando ozono a nivel del suelo, uno de los principales componentes de la niebla tóxica. 85%
óxido de Nitrógeno (CO2) Principal causante del efecto invernadero. 25%

Imágenes

Accede a nuestra fototeca para obtener imágenes sobre GNV