• La planta piloto, ubicada en una depuradora en Sabadell, permitirá producir gas natural a partir de dióxido de carbono y agua.
  • Es objetivo es cubrir la necesidad de los sistemas energéticos actuales y futuros de poder almacenar energía de forma química, resolviendo el reto de almacenar energías renovables a gran escala.
  • Este proyecto innovador está englobado en el concepto Power-to-Gas, que se basa en convertir y almacenar los excesos de electricidad provenientes de fuentes renovables aleatorias, como la fotovoltaica y la eólica, en gas metano.

GAS NATURAL FENOSA ha puesto en marcha una planta piloto de creación de gas renovable (metanación), una iniciativa que se enmarca dentro de su estrategia de producción de gases renovables compatibles con el suministro de gas natural. Se trata de un proyecto conjunto con el Institut de Recerca en Energia de Catalunya (IREC) y la spin-off alemana Ineratec GmbH, con quien ha colaborado en el diseño, construcción y puesta en marcha de la planta, situada en la depuradora de aguas residuales de Sabadell, que trata el agua de 200.000 habitantes del área metropolitana de Barcelona.

GAS  NATURAL FENOSA es la responsable de la construcción, puesta en marcha y pruebas de dicha planta piloto, así como del diseño, instalación y seguimiento del sistema de monitoreo de gases de toda la planta, que incluye el piloto de upgrading de biogás que lleva a cabo Cetaqua y el piloto de metanación que desarrolla la compañía.

La iniciativa se enmarca en CoSin, un proyecto de la Comunidad RIS3CAT Energia, creada por la Generalitat de Catalunya a través de ACCIO, en la que se engloban proyectos de investigación industrial, desarrollo experimental e innovación orientados a transformar el sector energético hacia un modelo más sostenible y eficiente. GAS NATURAL FENOSA es líder del proyecto y coordina también las actividades con otros socios y con la Comunidad RIS3CAT Energia. El proyecto CoSin está cofinanciado por Fondos Europeos de Desarrollo Regional de la Unión Europea en el marco del Programa Operativo FEDER de Cataluña 2014-2020 y por ACCIÓ, mediante la Comunidad de Energía RS3CAT.

El objetivo principal del proyecto CoSin es desarrollar combustibles sintéticos a partir de carbono de origen biogénico y agua. Con ello, se pretende cubrir la necesidad de los sistemas energéticos actuales y futuros de poder almacenar energía de forma química, resolviendo el reto de almacenar energías renovables a gran escala, contribuyendo a la mejora del medio ambiente y a la disminución de emisiones de dióxido de carbono. Se contempla además la posible utilización de fuentes de carbono como la biomasa forestal, purines o lodos de depuradora que aportan un valor social y medio ambiental añadido

Este proyecto innovador está englobado en el concepto Power-to-Gas, que se basa en convertir y almacenar los excesos de electricidad provenientes de fuentes renovables aleatorias, como la fotovoltaica y la eólica, en gas metano. Estas tecnologías de almacenaje son importantes en España ya que, en los últimos 4 años, ha producido el 40% de la electricidad a partir de energías renovables. La mayor ventaja de esta estrategia es que el gas de origen renovable puede ser transportado y almacenado en la infraestructura de gas actual.

La capacidad de almacenaje de gas en España es de cerca de 30 TWh, lo que implica que se podría almacenar toda la electricidad renovable generada por los parques eólicos durante 6 meses. Otra ventaja de esta tecnología es que abre la puerta a reducir las importaciones de gas natural de origen fósil y que reduce las emisiones de dióxido de carbono de las plantas de tratamiento de aguas.

La tecnología que se desarrollará en Sabadell consiste en la producción de hidrógeno y su combinación con dióxido de carbono procedente de biogás. En este proceso, solamente son usados como reactivos el agua y el gas de efecto invernadero. La reacción de metanación se lleva a cabo en condiciones de temperatura y presión habituales en los procesos industriales. La legislación actual española es muy restrictiva y exige un porcentaje de metano superior al 95% para ser inyectada en la red de gas. En este sentido, el proceso de metanación y el sistema de monitorización están expresamente diseñados para el caso español.

La operación experimental de la planta piloto se ha iniciado en mayo, y está previsto que tenga una duración de un año y medio.

Madrid, 31 de mayo de 2018

Imágenes